eliax

100,000 CDs se resisten a morir en monumental instalación de arte
eliax id: 9890 josé elías en ene 6, 2013 a las 12:13 AM (00:13 horas)
Que no quepa duda, el funeral de los Discos Compactos ocurrió, y los pocos que quedan son zombies, pero eso no significa que aun no podamos encontrar un uso creativo para ellos, como lo hace el artista Bruce Munro de forma espectacular con monumentales instalaciones artísticas dignas de apreciarse.

Específicamente, Bruce ha encontrado uso para 100,000 CDs en dos instalaciones distintas de arte, ambas en Waddesson Manor, en Buckinghamshire, Inglaterra. La primera de estas instalaciones se titula Angel of Light (Angel de Luz) y tiene la apariencia de un inmenso círculo gigante compuesto de varias filas de círculos concéntricos, uno fuera del otro, como si se trata de una pista de atletismo compuesta por CDs. En cuanto a la otra instalación, se llama Blue Moon on a Platter (Luna Azul en un Plato), y tal cual alude el nombre, aparenta ser un plato gigante compuesto de CDs, con una esfera azul en su centro compuesta de LEDs y fibra óptica.

Es importante destacar que la escala de estas obras es inmensa, por lo que quizás se les dificultará a meros mortales como nosotros imitar algo similar con esos CDs que tenemos almacenados en alguna caja marrón con moho en una esquina de nuestro hogar…

Ahora por favor, alguien que se comunique urgentemente con Bruce exigiendo que nos entregue la versión en casetes de los 80s con música de Madonna… :)

autor: josé elías

Comentarios

  • Personalmente no me gusta ni me llama la atención.

  • El CD no está muerto. Los discos de música que compre (2 o 3 eh, no más) serán CDs

  • Horrible.

  • Hermoso.

  • Muy cool.. y el CD mas que muerto esta momificado. yo llegue a tirarme una foto en una tienda de cds para el recuerdo. jajaja

Añadir Comentario

tu nombre
tu email
(opcional)
web personal
(opcional)
en respuesta a...
comentario de caracteres máximo
9 + 4 = requerido (control anti-SPAM)
 

"Ese diálogo entre el racionalismo y el budismo en lo personal me suena a un cuento que leí cuando niño acerca de unos monjes ciegos que se acercaron a un elefante para saber cómo era.

Uno agarró las orejas y dijo que el elefante era como un abanico, otro agarró la cola y dijo que era una cuerda, otro agarró la trompa y dijo que era como una gran serpiente, otro agarró el lomo y dijo que era una pared.

Nunca terminaron de determinar como era el elefante porque cada uno se aferraba a su pedacito de verdad. Todos tenían razón y estaban equivocados a la vez.

Si es cierto que somos científicos, se supone que debemos aceptar el principio de que cualquier tesis es válida hasta que surja una nueva antítesis que la eche por tierra. Esto es verdad hasta con las filosofías, ¿o no?
"

por "Eliud" en oct 25, 2010


en camino a la singularidad...

©2005-2014 josé c. elías
todos los derechos reservados
como compartir los artículos de eliax