texto:   A-   A+
eliax

El futuro Traductor Universal de Idiomas de Google
eliax id: 256 josé elías en jun 1, 2005 a las 01:25 AM (01:25 horas)
Google, nuestro buscador favorito para prácticamente cualquier cosa en Internet, recientemente le dio a la prensa un avance sobre los futuros productos y servicios de Google. Uno de ellos en particular, el Traductor Universal (no tiene nada que ver con el actual traductor de Google) aparenta que va a ser una revolución en el campo de la traducción.

El Traductor Universal de Google es una de las aplicaciones que Google actualmente corre en su "granja de servidores de datos", que se rumora es la más grande del mundo (los rumores dicen cientos de miles de máquinas corriendo en paralelo con un sistema operativo basado en Linux y un sistema de archivo desarrollado por ellos - GoogleFS), y es un programa de traductor que aprende por sí­ mismo como traducir al darle como datos documentos traducidos por humanos en varios lenguajes.

Los primeros documentos que se le dieron a procesar fueron más de 200,000,000,000 (200 mil millones) de palabras de los Documentos de Las Naciones Unidas. El sistema es tan efectivo que según los programadores aunque ninguno de ellos sabe Chino el sistema por su cuenta ha aprendido Chino y puede traducir de manera sorprendente.




autor: josé elías

Comentarios

  • Quiero conseguir un traducor que tenga lo indespensable para poder saber y compender lo que tiene otro idioma y las principales aluciones que se tienen de otros idiomas para poder mejorar lo que es la caliad de educacion en nuestro paía y poder superar cada momento que se tiene de eneriquecer los principales estimulos para los alumnos que son y deben ser lo principal en la educacion sin la cual no somos nada

Añadir Comentario

tu nombre
tu email
(opcional)
web personal
(opcional)
en respuesta a...
comentario de caracteres máximo
7 + 4 = requerido (control anti-SPAM)
 

"Ese diálogo entre el racionalismo y el budismo en lo personal me suena a un cuento que leí cuando niño acerca de unos monjes ciegos que se acercaron a un elefante para saber cómo era.

Uno agarró las orejas y dijo que el elefante era como un abanico, otro agarró la cola y dijo que era una cuerda, otro agarró la trompa y dijo que era como una gran serpiente, otro agarró el lomo y dijo que era una pared.

Nunca terminaron de determinar como era el elefante porque cada uno se aferraba a su pedacito de verdad. Todos tenían razón y estaban equivocados a la vez.

Si es cierto que somos científicos, se supone que debemos aceptar el principio de que cualquier tesis es válida hasta que surja una nueva antítesis que la eche por tierra. Esto es verdad hasta con las filosofías, ¿o no?
"

por "Eliud" en oct 25, 2010


en camino a la singularidad...

©2005-2014 josé c. elías
todos los derechos reservados
como compartir los artículos de eliax